Esperaban gemelas idénticas, cuando termino el parto el medico solo les dijo “lo siento”

Ser padres es una de las mayores bendiciones que podemos recibir como personas. Y es que la experiencia que se vive en esta etapa de la vida es única y no se volverá a repetir. Lo mismo sucede cuando sabemos que nos convertiremos en padres, ya sea primera vez o por varias veces.

La verdad que la llegada de un hijo es algo maravilloso, que nos provoca gran felicidad. Pero piensa en lo siguiente. Si la llegada de un hijo nos produce felicidad ¿Cuánta nos debe producir la llegada de 2?

Cuando se trata de gemelos, la felicidad es doble, pues 2 miembros más se unirán a la familia. Además, son pocas las personas que pueden contar con este privilegio. Solo los más afortunados pueden concebir gemelos.

Una sensación parecida era la que tenían Matt y Jodi, al enterarse que serían padres de un par de gemelas. Aunque ya habían tenido un hijo anteriormente, estaban muy nerviosos por la llegada de las gemelas. Pero además de nerviosos, estaban muy contentos, pues le daría la bienvenida a 2 nuevos ángeles.

Durante el embarazo, todo marchaba de maravilla y por fin llegó el día del parto. Entonces, la pareja se dirigió al hospital para que los médicos atendieran el parto. Cuando llegó la hora cero, el parto finalizó con éxito y nacieron las princesas. Pero luego de verlas, el medico a cargo llevó a los padres a una habitación fría y les dijo: “Lo siento”.

Temen por el bienestar de las gemelas

Al escuchar aquellas palabras, los padres temieron lo peor para sus hijas. Entonces el medico les explicó que las gemelas, Abigail e Isobel eran portadoras del Síndrome de Down. Los padres no entendían mucho sobre esta enfermedad, así que se asustaron mucho, pero tampoco el personal médico les explicó de qué se trataba.

Jodi cuenta: “La manera en que nos dieron la noticia no fue para nada profesional. Al decir ‘lo siento’, lo hizo como si de una condena de por vida se tratara. Ese día no me sentía una madre, más bien estaba confundida”. Ya anteriormente le habían explicado a la pareja que la posibilidad de tener gemelos idénticos, univitelinos, ambos con síndrome de Down era 1 de un millón.

Aunque nadie les ofreció mucha ayuda a estos padres, ellos decidieron seguir con su vida y asumir su responsabilidad. Ellos no niegan que al principio estaban muy asustados. No sabía si las gemelas iban a poder caminar, hablar o ir a la escuela. Sin embargo, dejaron de preocuparse por ello cuando vieron que sus hijas se desarrollaban con normalidad.

Son una familia feliz

“Todavía hoy en día no entiendo la razón por la que le medico nos dijo que lo sentía. Me gustaría volver a verlo para preguntárselo en persona” dijo Jodi. “Ni Matt ni yo hubiéramos cambiado a nuestas gemelas por nada en el mundo. Abigail e Isobel hacen reír a todo el mundo, transmiten felicidad” añadió la madre.

Hoy, cinco años después de su nacimiento, la familia ha demostrado lo equivocados que estaban los médicos. Su ejemplo demuestra que una persona con o sin síndrome de Down se merece la oportunidad de vivir. Esto es algo de lo que Abigail e Isobel son una prueba clara. De hecho, al mirar la siguiente fotografía podemos concluir si la familia es o no es feliz ¿Qué opina usted?

Por décadas, el mundo ha intentado ocultar y hacer invisibles a las personas con síndrome de Down. Esto solo porque son diferentes a la mayoría, por tener 1 cromosoma más que los demás, pero las personas con este diagnóstico merecen lo mismo que cualquier otra. Al final del artículo te dejaremos un video que muestra lo feliz que viven estas gemelas.

Si piensas que las personas con síndrome de Down son maravillosas, comparte este artículo en tus redes sociales

Mostrar más

Artículos relacionados

Close