Estas son las ochos pastillas que no debes consumir porque acaban con tus riñones. Acá te decimos cuales son

Los riñones son unos de los órganos más importantes del cuerpo humano, ellos son los encargados de eliminar las toxinas que el cuerpo no necesita. Cuando estos no están en perfecto estado suelen presentarse enfermedades muy severas que afectan gravemente nuestra calidad de vida.

Generalmente consumimos diferentes medicamentos: para la gripe, para el estómago, para la cabeza, para los huesos, en fin, par aliviar molestias generales. Todos estos, desafortunadamente, generan efectos secundarios para nuestra salud, especialmente para los riñones.

Consumidos en exceso pueden hacer más daño que mejorar la salud

A continuación, te mostraremos cuáles son los 8 medicamentos más dañinos para tus riñones. Debes estar muy alerta a la hora de consumir estas pastillas. Asegúrate de que solo los tomes bajo estricta vigilancia médica esto es porque no todas las personas pueden consumir la misma cantidad de medicamentos.

Presta atención y aprende cuáles fármacos le están haciendo daño a tus riñones

1. Litio: que se utiliza para tratar el trastorno bipolar.

2. Anticonvulsivos: como la fenitoína y trimethadione, se utiliza para tratar las convulsiones y otras condiciones.

3. Los medicamentos de quimioterapia: interferones, pamidronato, cisplatino, carboplatino, ciclosporina, tacrolimus, la quinina, la mitomicina C, bevacizumab; y fármacos antitiorideos, incluyendo el propiltiouracilio, utilizado para tratar la hiperactividad de la tiroides.

4. Los medicamentos para la acidez: los inhibidores de la bomba de protones, incluyendo omeprazol, lansoprazol, pantoprazol, rabeprazol, esomeprazol.

5. Los medicamentos antivirales: incluyendo el aciclovir que se utiliza para tratar la infección por herpes, e indinavir y tenofovir, ambos utilizados para tratar el VIH.

6. Medicamentos de alta presión de la sangre: incluyendo captopril.

7. Medicamentos para huesos y articulaciones. contra la artritis, incluyendo infliximab, la cloroquina e hidroxicloroquina, que se utilizan para tratar la malaria y lupus eritematoso sistémico, así como la artritis reumatoide.

8. Antibióticos: ciprofloxacina, meticilina, vancomicina, sulfonamidas.

Si te gustó esta información, compártelo en tus redes sociales, amigos y familiares. Comparte lo bueno.