Oliver halla un billete roto de 1 dólar con un mensaje – 10 años después se desvela el misterio

Cuando Oliver tenía once años encontró un billete de 1 dólar. Al observar de cerca el billete, se dió cuenta de que este había sido cortado en dos y tenía un mensaje escrito.

“13/8/07 Nos encontramos en 10 años en el lago de Norrahammar a las 12.00”.

Oliver se quedó muy intrigado y guardó el billete. Durante mucho tiempo estuvo pensando en el significado del mensaje y en quién podría tener la otra mitad. La fecha del encuentro sería 10 años después del 13/08/2007 es decir el 13 de agosto de este año. Con 11 años decidió ya que cuando se cumpliera el plazo iría al lugar citado.

Oliver cuenta en el Facebook sus expectativas:

Iba quizá a encontrar a un multimillonario que me recompensará por haber demostrado mis sólidas ambiciones y mi capacidad para “consevar el dinero”. O quizá me desvelara un secreto, un mapa del tesoro oculto más allá del Atlántico, mantenido en secreto más de 100 años.

A lo mejor me iba a encontrar a mi nuevo ídolo con quien mantendría contacto toda mi vida. O quizá fuera simplemente un encuentro donde los dos uniéramos nuestros billetes ya inservibles, nos diéramos la mano, y dejáramos el lugar sin más.

Los años pasaron y la mitad de este billete acabó en una carpeta en el ático, en casa de la madre de Oliver.

-“Por casualidad la carpeta aparece años más tarde y decido escribir la fecha en mi móvil para que no se me olvide”, cuando Oliver al periódico sueco Jönköpingsposten.

El domingo pasado era el día señalado. Oliver, que actualmente tiene 21 años, se acerca a al lago de  Norrahammar en Suecia con la intención de encontrar a la persona que tiene la otra mitad del billete.

Durante una hora espera en el lugar indicado. De repente aparece un hombre mayor con un bastón y una boina. Oliver se le acerca y le pregunta si es el hombre que posee la otra mitad del billete. Este hombre parece que no habla sueco y por lo tanto Oliver llega a la conclusión de que el tipo no podía haber escrito las instrucciones en el billete hace 10 años.

Finalmente decide y se va a casa. Pero ese mismo día decide subir una publicación en su muro de Facebook, buscando a la persona que había escrito el mensaje del billete.

Pero él no estaba preparado para la respuesta que iba a obtener con su publicación.

En su publicación cuenta toda la historia y pide ayuda para encontrar a la persona que tiene la otra mitad del billete. Su publicación se ha compartido más de 3000 veces y ha tenido cientos de comentarios. Algunos especulaban sobre la caligrafía, otros sobre la fecha. Algunos pensaban que era Oliver quien había interpretado la fecha como 07 pero que más bien era 01 y por lo tanto Oliver había llegado con seis años de retraso a la cita.

El lunes de esta semana varios medios de comunicación querían entrevistarse con él. Tras una entrevista con la radio local P4 de Jönköping, consiguió finalmente el muchacho una respuesta a su búsqueda. La persona que poseía la otra mitad del billete había oído la entrevista.

– Conducía el autobús y en la radio escuché una conversaciín sobre un billete de 1 dólar (20 coronas suecas) y un lago en Norrahammar. Me di cuenta al instante, cuenta Timo Nikula para el períodico Jönköpingsposten.

Parece ser que Timo y su mejor amigo Magnus Bergström habían cortado el billete, decidiendo que se encontrarían de nuevo 10 años más tarde. Magnus había fallecido hacia unos años y por lo tanto Timo se había olvidado del encuentro.

Oliver y Timo conversaron en directo en el canal de la radio. Cuando Oliver escuchó el nombre de Magnus Bergström, casi le da un shock. Magnus era el tío de Oliver.

Magnus debío perder el billete en alguna ocasión y fue Oliver quien lo encontró. Apreciaba mucho a su tío y era como un ídolo para Oliver. Nunca se hubiera imaginado que el billete encontrado era de su tío.

Esta mitad de billete no le llevó a encontrar a un millonario ni un tesoro escondido, pero de alguna manera era igual de valioso.

– “Nunca es tarde para encontrar un nuevo amigo. Y solo él me podrá contar historias apasionantes y divertidas sobre mi tío Magnus”, añade Oliver al periódico.

¡Qué fantástica historia! ¡Qué pequeño es el mundo! No pude evitar alguna lagrimilla cuando leí esta historia. Y pensar que a lo mejor Magnus tuvo algo que ver en todo esto. Quizá ahora esté sentado y sonriendo en el cielo. Comparte esta maravillosa historia.