Blanquea tus dientes, deshazte del mal aliento, el sarro y la placa con esta mezcla.

Todos sabemos que la limpieza dental es parte fundamental de nuestro día a día. Nuestros dientes son sumamente importantes, por esta razón debemos darles el cuidado adecuado y de esta manera poder gozar de unos dientes saludables y fuertes.

Lo recomendable es asistir al dentista cada 6 meses, pero esto no implica que nosotros podamos buscar algunas alternativas para cuidar y limpiar de manera profunda nuestros dientes.

En este artículo hoy te enseñaremos presentar algunas técnicas que puedes realizar desde la comodidad de tu casa y que seguro te garantizarán una dentadura de ensueño. Presta atención a los detalles.

Qué ingredientes necesitas:

  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio.
  • 1/2 taza de agua oxigenada.
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • Agua tibia.
  • Enjuague bucal antiséptico.
  • Cepillo de dientes.
  • 1 taza.
  • Hilo dental de su preferencia.

Modo de preparación:

  • Paso 1: toma la taza y mezcla 1 cucharada de bicarbonato de sodio con 1/2 cucharadita de sal. Después humedece el cepillo de dientes con agua tibia y sumergirlo en la mezcla que obtuvimos. Frótela en los dientes suavemente con él cepillo y escupe después de unos segundos, realiza este proceso por un lapso de 5 minutos.
  • Paso 2: combina 1/2 taza con agua oxigenada y 1/2 taza de agua tibia y enjuáguese la boca durante 1 minuto. Después de eso, escupa y enjuague con 1/2 taza de agua fría.
  • Paso 3: con el hilo dental frota el sarro amarillo de los dientes. Debe ser muy cuidado de no raspar las encías ya puede irritar y dañar. Consejo: utiliza dos dientes entrelazados con el hilo para poder mover el hilo de un lado y otro y remover la acumulación entre los dientes y así sucesivamente de dos en dos.
  • Paso 4: Finalmente, enjuaga tu boca con un enjuague bucal antiséptico. Para lograr mejor resultados de preferencia repite este procedimiento cada dos días.

Recetas caseras para blanquear los dientes

Frota durante 45 segundos los dientes con el interior de una cáscara de naranja, la parte blanca entre la corteza y los gajos, llamada mesocarpio y que contiene sustancia para dejar tus dientes más blancos. Cepilla media hora después.

Realiza una pasta de fresa y bicarbonato de sodio. Las primeras actúan como una agente blanqueador natural. Solo hay que aplastar la fruta y mezclar con el otro ingrediente.Aplica en los dientes y dejar 20 minutos, luego enjuagar. Esperar 30 minutos más y cepillarse como de costumbre. No abusar de su uso (en lo posible una vez por semana o semana de por medio).

Comer a diario una rodaja de papaya o también una manzana. Estas frutas sirven para fortalecer las encías y a la vez dejar los dientes blancos. Untar un poco de ceniza de madera en el cepillo de dientes y lavar como siempre. Enjuagar con agua tibia y luego cepillar con el dentífrico habitual.

Colocar dos cucharadas de hojas de salvia en una taza con agua hirviendo. Dejar refrescar y realizar buches luego de cada comida. También se puede masticar una hoja después de comer. Mezcla dos cucharadas de agua oxigenada con una de agua. Embebe un poco de algodón y frota suavemente sobre los dientes manchados. Enjuaga con mucha agua.

Realiza una pasta homogénea con 1 cucharada de levadura de cerveza, 2 cucharaditas de sal y un poco de agua. Cepilla con este preparación como si fuera el dentífrico.

Frota durante dos minutos tus dientes con el interior de una cáscaras de plátano. Puedes realizar este procedimiento las veces que quieras cada día. Tiene ácido salicílico que ejerce una excelente poder blanqueador en el esmalte.

Todos los remedios caseros que fueron detallados arriba son muy eficaces si estás buscando dejar tu dentadura de color perlada. Sin embargo, todos coinciden en que no hay mejor tratamiento que el del bicarbonato de sodio. Se trata de una alternativa más que ecológica y saludable para tus dientes, sino que también dejarás de usar dentífrico, si esa es tu preferencia.

Gracias por leer esta información.